Criaderos de cerdos, donde el control de plagas debe ser prioridad

control de moscas en predios agrícolas

El control de plagas en los criaderos de cerdos no sólo ayuda a preservar el estado sanitario de los animales, sino que aumenta la producción.

Los criaderos de cerdos y en general, de cría intensiva de animales, son un lugar idóneo para la presencia de plagas por dos motivos principales:

1.- Son lugares en los que, por la presencia de animales, hay gran cantidad de agua y alimento, así como residuos derivados de esa presencia.

2.- Hay condiciones casi continuas de humedad y temperatura, por lo que se rompe el ciclo de estacionalidad (las plagas no se ven afectadas por condiciones exteriores) favoreciendo su desarrollo continuado y abundante.

Por lo tanto, una explotación ganadera representa un ambiente sumamente hospitalario para ratas, moscas y otros habitantes accidentales que encuentran en ella alimento, refugio, lugar de cría y temperatura y humedad permisivas.
Este desarrollo “facilitado” va en contra de todos los requisitos de bioseguridad, por lo que un control efectivo de plagas supone no un gasto, sino una inversión. El control de plagas –como insectos, aves y roedores– debe contar con un plan integral de aplicación sistemática. Además de actuar como vectores o portadores de enfermedades, estos animales producen daños en los galpones y destruyen las instalaciones eléctricas, aislantes, etcétera, generando la contaminación del alimento de los cerdos con sus excretas.

ROEDORES. Los roedores tienen hábitos nocturnos por lo que la observación de los mismos durante el día puede indicar que el problema es grave. Para evaluar la situación es importante realizar inspecciones nocturnas con linterna. El control de los roedores se basa en cuatro pilares: impedir la entrada a las instalaciones y edificios, ajustar las normas de manejo de la alimentación animal para evitar, entre otros aspectos, las pérdidas de alimento que implican proliferación de roedores, prevenir que haya sitios donde puedan vivir y aplicar tratamientos estratégicos para reducir las poblaciones de roedores.

AVES. Para evitar el contacto con las aves el método de control es a través de la exclusión. Algunas de las recomendaciones consisten en colocar mallas o telas protectoras en las ventanas, limpiar las áreas que reciben alimento, cubrir los recipientes que tengan alimento balanceado y mantener las puertas cerradas. Se debe tener en cuenta que existen diferentes leyes y reglamentos que protegen a las palomas, con lo cual es necesaria la utilización de productos no tóxicos, para eso se sugiere revisar la legislación de cada provincia.

INSECTOS. Para evitar la proliferación de insectos, principalmente de moscas, se debe evitar que dentro y fuera de las instalaciones se acumulen sectores con basura y desperdicios. Las oficinas, depósitos y bodegas deben contar con puertas y ventanas protegidas con tela mosquitera y mantener las instalaciones ordenadas y limpias. Es importante el lavado de los pisos, la eliminación de malezas y evitar la acumulación de materia orgánica que favorece la postura de huevos de moscas. Se recomienda cubrir con lonas los lugares donde se acumula estiércol o la cama de animales.

OTROS ANIMALES. La presencia de gatos y perros en la granja es frecuente. El contacto de estos animales con los cerdos debe evitarse, ya que estos animales pueden ser portadores y propagadores mecánicos indirectos de agentes infecciosos y parasitarios (transportando cadáveres, fetos y placentas). Además, pueden generar estrés en los cerdos debido al continuo ladrido o movimiento entre los animales confinados.

FUENTE:
Enfoques de salud ambiental
www.chemotecnica.com

control ecológico de moscas en áreas rurales
Erradicamos todo tipo de plagas

Llamenos si necesita ayuda para identificar, localizar o asesoramiento sobre cualquier tipo de plaga.
steinservice@gmail.com | Teléfonos: 56-64 2208110 / (09) 9450 2445 - (09) 9700 0005 - (09) 969094281